BODEGA DEL MES | Hace 1 semana

Para despedir el año, el mejor espumoso

Más allá que evidencian la gran evolución del vino argentino, la diversidad que ofrecen los espumantes de hoy es notable. Porque a los más complejos y delicados; elaborados por el método tradicional, y con varios meses sobre lías; ahora se los hace con uvas más precisas, de viñedos más altos, y con una acidez natural destacable. Eso explica su fineza y su gran potencial de guarda.

En Cruzat siempre se dedicaron a la elaboración de vinos espumosos por método tradicional (segunda fermentación en botella) de la mano de Pedro Rosell y Lorena Mulet. Y cada línea de vinos está dada justamente primero por el origen de las uvas, y luego por el estilo de cada etiqueta en función al dosaje. También el dosaje de azúcar (a partir del licor de expedición) mejoró mucho, por eso existen muchos Brut y Extra Brut, tan logrados como algunos Nature.

De la primera zona vienen las uvas para los Cruzat Premier, porque allí en Luján de Cuyo alcanzan una madurez óptima, y la idea es lograr vinos de carácter más frutal para consumo joven. Claro que varían además en estilo por su tenor de azúcar; Nature totalmente seco, Extra Brut y Rosé más amables y el dulce. Además, a esta altura los espumosos dulces naturales son para tener muy en cuenta porque ya no solo piensan en conquistar por el lado dulzón, sino también por el equilibrio. Y la clave está en la frescura que se logra cosechando con un alcohol potencial que no supere los 12 grados.

Cruzat Nota 3

Por otra parte, con uvas provenientes de Valle de Uco se elaboran los Cuvée, con más cuerpo y madurez, pensados más para lucirse en la mesa con platos sofisticados, para regalos importantes y hasta en algunos casos incluso para la guarda.

En la selección de DELIRIO incluimos el Cruzat Cuvée Extra Brut que, si bien no tiene año de cosecha, por su estructura y firme acidez es un vino que puede mantener sus atributos por los próximos tres años. Blend de Pinot Noir (60%) y Chardonnay (40%) provenientes de viñedos en Tupungato a 1400 msnm. Elaborado por método tradicional, el mosto es extraído con prensa neumática en un único proceso de prensado. Luego es enfriado a 2º C durante 24 horas para provocar la sedimentación de las impurezas. El mosto claro es llevado a 12º C y sembrado con levaduras seleccionadas. El proceso de fermentación alcohólica se produce entre 14º y 16º C en tanques «vela» de acero inoxidable. El vino base es mantenido en contacto sobre las levaduras por 18 meses.

El Cruzat Cuvée Rosé Extra Brut, también seleccionado, se elabora de manera similar, pero en el blend predomina el Pinot Noir con un 90%, eso explica sus atractivos tonos salmón brillantes. Por su parte, el Finca La Dama Extra Brut es un Blanc de Blancs, a base de Chardonnay, también del Valle de Uco. Las uvas provienen de un viñedo especial ubicado en el distrito de Vista Flores, departamento de Tunuyán, a una altitud de 1000 msnm. Cultivado sobre el lecho de un antiguo brazo del río Tunuyán. El suelo es calcáreo con canto rodado, con algo de arena y limo. Situación que pone límite natural a la capacidad productiva de las plantas dando características distintivas de aromas y sabores. También es un espumoso que está para disfrutar o guardar.

Por último, para DELIRIO elegimos la nueva cosecha del ícono de Cruzat, que se lanzó recientemente luego de 80 meses sobre lías. Se trata del nuevo Millésime Blanc de Blancs 2014, el ícono de la bodega que sólo se elabora en añadas de calidad excepcional.

Elaborado con la variedad Chardonnay proveniente de IG Gualtallary. Con el trabajo de enología a cargo de Pedro Rosell y Lorena Mulet, este ícono de la bodega sólo se produce en añadas excepcionales: en este caso, la cosecha 2014, la más fría desde el año 2001.

El proyecto Cruzat Millésime nace de la idea de Pedro Rosell de producir vinos espumosos con largo tiempo de guarda sobre levaduras. Debido a su experiencia, estaba convencido de que en Mendoza se contaba con uvas capaces de evolucionar positivamente en un período largo, pero no existían ensayos que así lo comprobaran hasta ese momento. De esta manera, elaboraron junto a sus nuevos socios en Cruzat el primer Millésime en el año 2006. 

Cruzat Nota 3

Recién en 2014, Pedro Rosell y Lorena Mulet notaron que ese año -8 años después de aquel primer ícono- presentaba condiciones únicas que podían lograr las cualidades suficientes para convertirse en una nueva añada excepcional.

“Los vinos de esta cosecha 2014 presentan una elevada acidez natural, con gran frescor y una maravillosa concentración. El balance entre alcohol y acidez es perfecto; se puede esperar vinos con un extraordinario potencial de guarda. Las características climáticas y la correcta combinación de los factores de producción, nos permitieron contar con este Chardonnay destacado, que ameritaba ser el continuador de un producto único en la región”, explica Lorena Mulet, enóloga de Bodega Cruzat.

A lo largo de los 15 años de la bodega, Cruzat lanzó dos Millésime cosecha 2006: el primero era un 85% Pinot Noir y un 15% Chardonnay, lanzado en 2016. Luego vino un Blanc de Noir, 100% Pinot Noir, que fue presentado por primera vez al mercado en 2019: elegido como “mejor espumoso del año” en el reporte 2020 de Tim Atkin.

El Millésime Blanc de Blancs 2014 es un espumante Brut Nature, de fino color dorado con destellos verdosos. En el aroma sobresalen notas a frutos secos como avellanas y almendras, diferentes especias entre ellas canela, vainilla y menta, sutiles notas a pan tostado y levaduras. Esta complejidad se logra con el contacto del espumante con las lías en la botella, que además aporta una suave cremosidad en el paladar. Es elegante, con muy buena estructura y persistencia en boca. 

Justamente, en esta época muchos se acuerdan de los espumosos por los brindis, pero en realidad es uno de los vinos más atractivos para servir en la mesa a lo largo del año. Porque si hay esmero en la cocina, también debe haberlo en el vino, teniendo en cuenta que la calidad de la etiqueta debe estar en línea con los platos, dejando los espumosos más complejos para los más elaborados. Como todo buen vino blanco, acompaña muy bien frutos de mar y pescados, y en todo tipo de preparación. Si se comienza con una buena picada de embutidos artesanales, un Brut a base de Pinot Noir es la mejor opción. Para ensaladas y sándwiches gourmet, el Extra Brut es ideal, por su carácter refrescante y frutal. Por su parte, los rosados y las carnes rojas grilladas conforman un gran maridaje, ya que suelen tener más cuerpo que los otros, y las burbujas hacen de taninos, ayudando a limpiar el paladar. Y siempre, los dulces acompañan mejor los postres.

Cruzat Nota 3

Ser parte de la Comunidad DELIRIO es tener los mejores vinos, contenido relevante y profesional, junto a eventos únicos; para hacer de cada degustación un momento inolvidable. Además te lo llevamos a la puerta de tu casa en todo el país.

¡Queremos que seas parte de DELIRIO, Suscribite ahora! o contáctate con DELIRIO para cualquier consulta sobre productos.

at Fabricio Portelli

Galería de imágenes

En esta Nota

Comentarios