domingo 26 de septiembre de 2021

BODEGA DEL MES | Hace 2 meses

Renovando un gran legado

Se sabe que Bodegas Bianchi es una de las bodegas argentinas que forma parte del patrimonio vitivinícola local, hay muy pocas familias del vino con casi un siglo de trayectoria.

Reconocida en el mundo por la calidad de sus vinos, Bodegas Bianchi apuesta permanentemente a la innovación tecnológica al tiempo que mantiene un fuerte compromiso con su entorno medioambiental y un estrecho vínculo con su comunidad. Estos antecedentes sólo contadas bodegas pueden mencionar, y demuestran la notable intuición, compromiso y visión de los fundadores de la bodega y las generaciones que continuaron su legado. Actualmente manejada por la tercera y cuarta generación de la familia, han llevado cambios estructurales en los últimos años que, no solo le han devuelto un merecido protagonismo, sino que también busca mirar hacia el futuro respetando su gran legado.

En 2016 Bodegas Bianchi, una de las grandes compañías de capital nacional, apostó fuerte al país que la vio crecer, dando inicio a un plan de reorganización de su estructura productiva y comercial.  Así, la bodega reordenó su producción en tres unidades de negocios diferenciadas: La “Bodega Enzo Bianchi” pensada para desarrollar y lograr mayor presencia de los vinos ultra premium en Argentina y en el mundo. Desde esta bodega Bianchi desarrolla sus vinos de alta gama que se sumaron a prestigiosas etiquetas como “Enzo Bianchi”, “María Carmen”, “Los Stradivarius de Enzo Bianchi” y “Bianchi Particular”. Otra bodega denominada “Famiglia Bianchi” que -de la mano de su “Famiglia Bianchi Premiado”, reconocido con el Tropheé al mejor tinto del mundo en Vinalies Internationales 2014, Francia- comenzó un fuerte desarrollo de vinos buscando obtener la mayor expresión de los viñedos que la familia posee en el sur de la provincia. Y, por último, su tradicional bodega de San Rafael vuelve a su nombre original “Bodega Valentín Bianchi” desde donde se elaboran sus vinos de alta demanda; los clásicos de Bianchi: “Don Valentín Lacrado”, “Bianchi DOC”, “Elsa Bianchi”, “New Age” y “L10”, vino desarrollado junto a la Fundación Leo Messi con un fin benéfico.

Nota Bianchi 3

Al mismo tiempo, la bodega renovó su esquema comercial y por primera vez en sus casi 90 años formó una fuerza de venta propia a nivel nacional. La nueva plataforma comercial se configuró con profesionales de las más diversas industrias. Con un equipo de ventas liderado por Felipe Cordeyro, una estructura de marketing con tres Brand Category Managers, uno dedicado exclusivamente a los vinos de alta gama e institucional, otro a la línea Don Valentín Lacrado, y uno para Vinos & Bebidas Jóvenes.

Estos cambios en la estructura productiva y comercial se inscriben en el marco de la profesionalización del manejo de la bodega, un proceso que comenzó allá por 2012, con la creación de un Directorio que reporta a la familia Bianchi, propietaria del 100% de las acciones.

Otro de los pilares de los grandes cambios en Bodegas Bianchi es la manera en que vienen trabajando por la sustentabilidad en el entorno vitivinícola. Recientemente, aprobó exitosamente la auditoría del Protocolo de Sustentabilidad de Bodegas de Argentina y obtuvo la certificación de bodega de gestión sustentable para su establecimiento Valentín Bianchi y Finca Las Paredes. Este protocolo fue elaborado por la comisión de Sustentabilidad de Bodegas de Argentina, junto a un equipo técnico de representantes de distintas instituciones expertas como el Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria (INTA), el Instituto Nacional de Vitivinicultura (INV) y la Facultad de Ciencias Agrarias de la Universidad Nacional de Cuyo. El objetivo de esta metodología es que la industria cuente con un estándar de prácticas sustentables para abordar el desafío del cuidado ambiental, también sociales y económicos propios del negocio. El certificado incluye cada aspecto de la cadena vitivinícola: viticultura, manejo del suelo, manejo del riego, manejo fitosanitario del viñedo, calidad del vino, manejo y conservación del agro ecosistema, uso eficiente de la energía, conservación y calidad de agua en bodega, gestión de materiales, gestión de residuos sólidos, compras con preferencia ambiental, recursos humanos, vecinos y comunidad, y calidad del aire. Para Rafael Calderón, Gerente General de Bodegas Bianchi, “este gran logro es el resultado del trabajo que venimos realizando en las distintas áreas de la bodega y que responde a nuestra filosofía de respeto por el entorno, la comunidad y el énfasis en las buenas prácticas”. Y agregó: “Para nosotros, esta certificación representa un compromiso sumamente importante porque nos motiva a seguir mejorando nuestro desempeño ambiental y social a lo largo de todo el proceso de elaboración de nuestros vinos”.

Un dato importante es que esta certificación se suma a la ya obtenida en Bodega y Finca Enzo Bianchi, ubicada en Valle de Uco, donde también se trabajó de manera metódica para minimizar el impacto de las operaciones en el entorno y generando valor compartido con los colaboradores y con la comunidad.

Así, Bodegas Bianchi viene acompañando la producción de sus vinos con un criterio de sustentabilidad a través de un modelo de gestión que promueve el respeto por las personas e incorporando elementos que ayuden a reducir el impacto sobre el medio ambiente. Cabe destacar que el Certificado de Sustentabilidad que otorga Bodegas de Argentina solo lo reciben aquellos establecimientos vitivinícolas que hayan demostrado el cumplimiento del Protocolo, mediante una auditoría realizada por una empresa certificadora incluida en su registro. Hasta el momento se emitieron 41 certificados, que comprenden 65 unidades (fincas y bodegas), en Mendoza, San Rafael, San Juan, Salta y Río Negro. Y ahora Bodegas Bianchi, tras un gran esfuerzo de todo su equipo, se suma al grupo de empresas vitivinícolas que apuestan por la sustentabilidad en el país.

Nota Bianchi 3

Nueva generación de grandes vinos

Sin dudas, el último lanzamiento de la bodega; los vinos IV Generación; confirman la visión que hoy tienen los directivos y la familia, sino que abren la puerta a nuevos desafíos vitivinícolas.

Al pie de la cordillera y en un atardecer inolvidable, gran parte de esa gran familia del vino argentino que conforman los Bianchi, presentó sus dos nuevos vinos. Pero esta vez, el protagonismo fue de la cuarta generación, que no solo les da nombre a las flamantes etiquetas de la bodega, sino que participó activamente en la creación del nuevo Malbec y del nuevo blend.

Estos vinos cuentan la historia de la familia, pero también miran hacia el futuro. El recorrido vitivinícola de la familia, que comenzó hace casi un siglo con el sueño de un Bianchi en Italia, hoy continua con estos vinos que respetan su legado. Pero también llegan para decir otras cosas. Buscan transmitir un terroir, a partir de bloques específicamente seleccionados en los viñedos nuevos de la Indicación Geográfica (IG) Los Chacayes (Valle de Uco), una zona de mucho vigor y potencia. Los IV Generación toman la evolución del conocimiento y el amor por el vino en pos de nuevos desafíos y horizontes, con la intención de ir un paso más allá. Sin dudas, esta nueva línea refuerza la presencia y el compromiso de la familia con el mundo del vino.

Silvio Alberto, Chief Winemaker de Bodegas Bianchi, cuenta no solo con un gran equipo sino con una bodega concebida para lograr vinos de alta gama en partidas limitadas. Allí, en Enzo Bianchi (Los Chacayes) está César Cárdenas, un joven enólogo con una interesante trayectoria. Junto a Sergio Pomar (enólogo) y Pablo Minatelli (agrónomo) están al frente de mucha gente que trabaja día a día para lograr cada vez más y mejores vinos.

Sobre el terruño, Pablo Minatelli explica: “Los vinos que integran la línea “Bianchi IV Generación” son claros exponentes de lo que Los Chacayes, Valle de Uco, puede ofrecer en calidad, elegancia e identidad. Son vinos nacidos en nuestro viñedo de Bodega Enzo Bianchi, donde su suelo característico, con grandes cantos rodados, forja vides con la energía necesaria para atravesarlo y tomar sus nutrientes y el agua de deshielo. En un paisaje abrazado por la inmensidad de la Cordillera de los Andes, a una altitud de 1200 metros y con gran amplitud térmica, encontramos las parcelas o bloques con características excepcionales que nos permiten elaborar este Gran Malbec y Gran Corte”.

Nota del mes Julio 1

En medio de la cosecha, todos ellos pudieron tomarse un recreo para disfrutar de un merecido festejo; que incluyó la presencia del gobernador; un evento a cielo abierto al borde de una laguna y respetando todos los protocolos sanitarios.

Con los vinos base ya elaborados, y las uvas blancas y el Pinot Noir ya cosechados, todos coincidieron en que la cosecha 2021 viene rara, pero que tiene todo para sorprender. Empezó con climas fríos, luego llegaron las temperaturas cálidas y las lluvias que obligaron a apurar la vendimia. Después volvió el frío y frenó la marcha, y ahora se prevén nuevas lluvias que pueden complicar el grueso de la recolección de las uvas tintas. A esto se le suma la falta de mano de obra disponible. “Hay que esperar”, afirman.

En la pequeña bodega de Los Chacayes (no tienen báscula para pesar camiones, sino que las uvas se pesan manualmente), todos los tanques son pequeños, y esto les permite vinificar por separado parcelas o “blocks”, donde nacen los nuevos vinos IV Generación. Todas las uvas se refrigeran en cámara por al menos 24 horas antes de comenzar el proceso de vinificación. Hay pre-maceraciones en frío para lograr extracciones más suaves (incluso sin semillas), antes de la fermentación alcohólica. Esto es necesario para balancear los taninos, la potencia y el carácter salvaje de Los Chacayes, por la gran carga de compuestos polifenólicos naturales. Esto se maneja con degustaciones diarias. Llegado el momento se hacen los blends en caliente, es decir antes de pasar a barrica. Todos los vinos se crían entre tres y doce meses en barricas de distintos usos, mayoritariamente de roble francés y, dependiendo de la línea, los porcentajes van del 30 al 100%. El trabajo de este equipo enológico se puede apreciar a pleno desde la cosecha 2018, y todos ponen el foco en la suma de detalles, por eso el manejo en volúmenes chicos.

Estos dos nuevos vinos; Bianchi IV Generación Single Block Malbec 2018 y Bianchi IV Generación Selected Blocks Gran Corte 2018, son el fiel reflejo de esa filosofía de trabajo. Si bien el Malbec proviene de una parcela específica (12), el Gran Corte va a cambiar todos los años su composición en función del carácter de la cosecha. El 2018 es Malbec (44%), Merlot (24%), Cabernet Sauvignon (22%) y Petit Verdot (10%), con una crianza de doce meses, 50/50 entre roble nuevo y de segundo uso.  

“El Gran Corte de la línea “Bianchi IV Generación” es un blend de uvas tintas formado por Malbec, Merlot, Cabernet Sauvignon y Petit Verdot cosechadas a partir de bloques seleccionados especialmente para producir unas escasas y muy singulares 3.395 botellas. Es un vino de gran intensidad aromática, con notas profundas, donde se mezclan frutos rojos y negros con dejos especiados de tomillo y pimienta negra, resaltando también esa mineralidad típica de Los Chacayes. Se trata de un vino complejo y seductor, con gran cuerpo y equilibrio, en donde cada una de las variedades aporta sus notas características”- explica Silvio Alberto Chief Winemaker de Bodegas Bianchi. 

Pero detrás de estos vinos también está la cuarta generación, primos de distintas edades y profesiones que quieren empezar a poner su impronta en los vinos de la familia. Y más allá de participar en el diseño de las etiquetas, la selección de nombres y opinar de los cortes finales, han puesto al consumidor en el centro de la escena con una innovación. Crearon una experiencia a través de una App gratuita (CamOnApp) que permite, escaneando las etiquetas, vivir una experiencia interactiva con el terroir como protagonista a través de realidad aumentada. Una clara manera de democratizar el acceso a la información del vino.

Si bien los primos Bianchi comenzaron eligiendo Valle de Uco para sus primeros vinos, saben que su cuna vínica es San Rafael y que allí siempre nacerá el Enzo. Sin dudas, este es un gran paso para la familia y la bodega, el comienzo de una nueva etapa y, por qué no, una nueva era. Con vinos más jugados que miran al futuro, con la fuerza y frescura del terruño no tan domadas, sino más auténticas. Estos 2018 fueron el primer paso de un largo recorrido, y se vienen cosechas excepcionales para que puedan imprimir su propio sello a los vinos de la casa. El potencial de guarda de estos flamantes tintos está garantizado, como así también el legado de Don Enzo, Tincho y todos los miembros de las generaciones anteriores está en buenas manos con la IV generación.

Bianchi IV Generación” es una línea de vinos ideada por la nueva generación de la familia Bianchi Stradella que lleva el sello de la innovación en su ADN. Sobre el origen del nombre Andrea García Bianchi, 4º generación de la familia comentó, “nacimos en el seno de una familia del vino. Entre viñedos y largos veranos compartidos en la finca, aprendimos que el vino nos une y es la esencia de nuestra familia. Heredamos de nuestros padres y abuelos la pasión por producir vinos únicos”.

 “Hoy sumamos nuestra visión, para crear IV Generación, una línea de vinos que habla de la fuerza de la innovación y nuestro compromiso por el cuidado del medio ambiente. Bianchi IV Generación es la huella de nuestra identidad, para la argentina y el mundo” -completa Enzo Bianchi, nieto del gran enólogo homónimo.

El Gran Malbec “Bianchi IV Generación Single Block” y el Gran Corte “Bianchi IV Generación Selected Blocks” son vinos creados por la cuarta generación en homenaje a la trayectoria de la familia y la bodega. Representan, en su filosofía, los valores familiares de trabajo e innovación y la búsqueda de nuevos horizontes, nuevos terroirs, para superar sus propios límites, como lo inculcó con su constante esfuerzo Don Valentín, fundador de la bodega.

“Estos tintos representan la visión de Bodegas Bianchi sobre Valle de Uco. La histórica bodega, que posicionó a San Rafael como zona productora de prestigio en el mundo, desde 2017 extendió su área de acción para apostar a la elaboración en Valle de Uco con foco en la sustentabilidad y en reflejar la identidad del lugar en este vino”, sostuvo Rafael Calderón, y agregó, “la línea “Bianchi IV Generación” es el resultado del trabajo que venimos realizando en las distintas áreas de la bodega y que responde a nuestra filosofía de respeto por el entorno, la comunidad y el énfasis en las buenas prácticas a lo largo de todo el proceso de elaboración de nuestros vinos”.

Nota Bianchi 3

Ser parte de la Comunidad DELIRIO es tener los mejores vinos, contenido relevante y profesional, junto a eventos únicos; para hacer de cada degustación un momento inolvidable. Además te lo llevamos a la puerta de tu casa en todo el país.

¡Queremos que seas parte de DELIRIO!, Suscribite ahora! o contáctate con DELIRIO para cualquier consulta sobre productos.

Además ingresando en www.cajadelirio.com.ar podes encontrar nuestra tienda online y adquirir los vinos que reciben nuestros suscriptores mes a mes.

at Fabricio Portelli

Galería de imágenes

En esta Nota

Comentarios